Y por fin, dijo mamá

y por fin dijo mama

A escasos días de cumplir los dos años, mi pequeño pulguito por fin, dijo mamá.

Los que me sigáis por instagram o Facebook veríais hace un par de días que publiqué un post donde lo contaba ya que no quería dejar escapar el momento y dejar constancia de tal hito ya que mi querido hijo, por fin, dijo mamá.

Para ponernos en situación, os cuento que desde que empezó el confinamiento yo estoy trabajando desde casa, sola con las dos pulgas. Creo que no hace mucha falta que explique lo que esto implica pero si acaso hay algún soltero disfrutón por la sala, (la envidia escribe por mí en estos momentos… xD), puedo comentaros que es una tarea titánica intentando atender a los niños, al trabajo, la casa y que al final ninguna de las cosas sale bien porque vas dejando todo a medias.

El caso es que el otro día mi hijo tenía la un +10 en eso de probar límites. Hace cosa de un mes ha empezado a subirse por las escaleras de la litera que colocamos en la habitación para los dos, pero luego no sabe bajar. Le pido yo muy considerada que deje de subirse pero no es que me haga mucho caso el chiquillo…

El caso es que el otro día yo estaba con un día de trabajo así como un poquitín agobiante y ya perdí la cuenta de las veces que se subió y le tuve que bajar de la cama. Cuando se subía y quería bajar me empezaba a gritar a lo loco. Nada en particular, solo gritos. Si veía que no le hacía caso me llamaba teta, que es lo que me llamaba para dirigirse a mí y lo que podréis deducir que a mí no me hacía mucha gracia…

Así que le dije que si quería que le bajase que me lo pidiese y que yo no soy teta, yo soy mamá.

Ya hubo una de las veces que vio que por más que me gritaba no le bajaba, (estaba ahí y le hablaba, no penséis que lo dejé a su suerte y me fui al bar) y entonces le recordé que si quería algo, que yo era mamá. Que si me llamaba, yo gustosa le bajaría. El caso es que lo intentó al menos y le salió bastante parecido. Entonces yo fui, lo cogí, bajé y le di las gracias. Así sí.

El resto del día estuvimos practicando y parece que ya le sale mejor y le ha cogido el gusto porque ya me va llamando (al menos cuando quiere algo).

No sé yo si esto que hice será muy de crianza respetuosa pero lo hice lo mejor que pude sin mandarle al guano, que ya es los que me apetecía cada vez que el muy petardo me llamaba teta.

Así que aquí quiero dejar constancia de que el día 2 de junio del 2020, mi hijo, por fin, dijo mamá.

Vosotras, ¿os acordáis de cuando vuestros pequeños os llamaron mamá?

Seguimos en contacto en las redes, TwitterFacebook e Instagram

3 respuestas a “Y por fin, dijo mamá”

  1. Buena constancia que dejas. Y también dejas constancia de los límites insospechados a los que te lleva, para que cuando sea adolescente y pruebe límites, le respondas que te pilla «con el culo pelao» 😂

  2. Ay madre, es que la teta es la teta, y está genial que mamá esté ahí para ayudarnos y tal, pero al final, lo importante, es lo que es. xD

  3. […] prisa alguna para hablar, ya que hace escasos días que has dicho por primera vez mamá y a parte de eso solo dices agua, NO, teta e imitas sonidos de animales, siendo el león tu […]

Anímate a comentar ^^

A %d blogueros les gusta esto: