Montessori y colegio tradicional, ¿son incompatibles?

Me habría encantado que mis hijos fuesen a un colegio Montessori, pero la realidad es que mi hija va ( y mi hijo irá) a un colegio público, de enseñanza tradicional. ¿Debo renunciar por ello a la metodología Montessori?

Podría enrollarme un montón y empezar a contar que Montessori no es una metodología como tal sino que es un cambio de mirada hacia el niño, seguirle a él y sus intereses y que eso es algo que se hace en el día a día y no solo en la escuela, pero si te has puesto a leer esto porque te ha interesado el título, seguramente no sea la respuesta que estás buscando.

Yo descubrí el blog de tigriteando al poco de nacer mi hija y con él empecé a interesarme un poco por Montessori y a entender que no tenía nada que ver con camas en forma de casita a ras de suelo. Me hice algunos de sus cursos y poco a poco me fui quedando prendada de la manera de enseñar, de aprender, de COMPRENDER.

Me explota la cabeza cuando veo cómo con los materiales Montessori todo parece hiper sencillo cuando yo recuerdo lo frustrante que me resultaba aprender determinadas cosas en el colegio solo porque no las comprendía y me las tenía que aprender de carrerilla porque eran así y punto.

Este pasado verano me hice el curso de tigriteando de Montessori 3-6 años. Después de hacerlo me volví loca. Quería todos los materiales, quería que mis hijos fuesen a un colegio Montessori, quería quemar todos los libros de texto…

Pero la realidad es que como he dicho arriba, mis hijos no van a un colegio Montessori sino a uno público de enseñanza tradicional y a no ser que me toque la lotería va a seguir siendo así. Pensar en ello me ha estado atormentando durante meses. Puedo decir que incluso intenté montar un colegio para que pudiesen ir (suena muy loco, pero es cierto) pero la realidad es la que es y no queda más.

En el curso que os comentaba de Montessori 3-6 años vi un montón de materiales, llamándome especialmente la atención “el banco” y decidí regalárselo a mi pulga en su 5 cumpleaños.

Me resulta complicado expresar lo que flipé cuando una niña de 5 años comprendió por medio de la manipulación de los materiales el sistema decimal. Lo que son las unidades, las decenas, las centenas… cómo sin saber leer el número 3256 es capaz de descomponerlo y saber cuánto vale cada cifra.

A partir de ahí he seguido poco a poco haciéndome con algún que otro material y lo último que he hecho ha sido, al recibir por parte del colegio el temario que van a seguir en este trimestre, hacerme una pequeña lista de los materiales que podrían irle bien para poder complementar lo que ve en el cole.

En ningún momento quiero ni necesito que mi hija vaya por delante en el cole, es más, me parecería contraproducente porque podría resultarle aburrido lo que vean allí y es lo último que quiero, pero sí quiero que comprenda los conceptos que allí aprende.

Con esto quiero decir que de alguna manera puede resultar algo complementario y que siempre que ellos lo vean como algo entretenido, manipulativo y les apetezca, aprenderán y entenderán.

¿Es algo fácil? No, no lo es. Esto requiere una implicación por parte del adulto, formarse, entender él primero lo que va a presentar al niño, practicar con el material antes de presentárselo y luego sacar el tiempo para ponerse juntos a verlo.

¿Merece la pena? Pues yo creo que sí, pero no puedo valorarlo a día de hoy porque llevamos poquito tiempo y solo queda ver cómo sigue la cosa, pero a día de hoy, para mí es un disfrute pasar ratitos con mis niños jugando a contar perlitas de colores.

No puedo terminar este post (que me ha salido larguísimo, lo siento), sin dar las gracias a Rocío del blog con s de mamá, a Marina de tallat amb cor, a Sara Sola Soria y por supuesto a Bei, de tigriteando, que han sido las Montessori loker que me han metido en este jaleo y a las que estoy enormemente agradecida. Os recomiendo que las sigáis si es que no lo hacéis aún.

¿Alguien más por aquí que intente seguir con Montessori aunque sus peques vayan al cole tradicional?

Anímate a comentar ^^

A %d blogueros les gusta esto: