Problemas de convivencia entre gatos y bebés. El desenlace

Problemas de convivencia entre gatos y bebés. El desenlace

Hace un par de semanas ya conté por aquí los problemas de convivencia que habíamos tenido con la gata y la pulga y cómo habíamos encontrado la manera de solucionarlos y seguir todos juntos. Lamentablemente no ha podido seguir siendo así y nos hemos tenido que separar.

Parecía que nuestros problemas de convivencia se había solucionado. Pero el pasado viernes por la tarde, la gata estaba sentada en el mueble de la tele y cuando la pulga pasó por delante, la gata se le lanzó a la cara de una forma muy muy agresiva. Mi marido logró separarlas llevándose un mordisco en la mano y yo me llevé a la niña que no paraba de sangrar y yo no sabía ni por dónde ni qué había pasado.
Encerramos a la gata en el cuarto de baño para calmarnos todos y poder ver lo que había pasado. La niña tenía un arañazo en el ojo y un corte bastante profundo en la parte superior del labio.

Mandé a padre e hija a urgencias y yo me quedé en casa intentando ver qué podíamos hacer porque esta situación no podía repetirse.

Al rato me llamaron por teléfono para decirme que se habían acercado al veterinario y que habían encontrado una solución. Hacerle a la gata la desungulación. Para el que no lo sepa, esto es una práctica horrible que se les hace a los gatos para que no puedan arañar. No nos habríamos planteado jamás hacer esto de no ser un caso tan extremo como el que estábamos viviendo.
Accedieron a hacerlo y se la quedarían ellos allí en el veterinario hasta el lunes para que todos nos calmásemos un poco y el lunes se haría la operación.
Me fui al médico con ellos y el pediatra y la enfermera nos dijeron que habíamos tenido una suerte inmensa, que por un centímetro no le arañó la córnea. En cuanto al labio, hubo que darle un punto de aproximación y es posible que le quede alguna marca. El resto de arañazos eran sin importancia muy superficiales que se irían solos en unos días.
A la mañana siguiente, fue mi marido a llevarle a la cata sus cuencos de comida, un poco de malta y verla un poco a ver cómo iba. Y entonces nos dieron el notición:

La gata no debe volver a casa. No va a ser sano para ninguna de las partes. Está al límite y quitarle las uñas no va a ser ninguna solución porque si odia a la niña la seguirá atacando igual y es peor el mordisco de un gato que un arañazo. Los problemas de convivencia solo irán en aumento.

Estupendo, ¿y ahora qué? No es tan fácil decir le busco un sitio de un día para otro. Recordemos que era sábado.
En el mismo veterinario empezaron a moverse y unas personas estaban interesadas. La veterinaria se pudo a hacerle unas fotos y un vídeo para mandárselo cuando de pronto, le atacó también.
Nos dijeron que así no se la podían dar a nadie y que la mejor opción sería sacrificarla o llevarla a una granja de gatos.
Esa tarde entré en modo dementor, absorbiendo la alegría de todo el que tenía cerca porque no me podía creer lo que estaba pasando.
El domingo al despertar decidí que esto no podía ser, que había que espabilar y buscar una solución porque mi gata estaba en una situación de estrés que la estaba superando pero eso no es motivo para sacrificarla y no me iba a dar por vencida. Teníamos problemas de convivencia en casa, pero en otra podría ser feliz.
Comencé a hablar con chorrocientas personas y tiré de mi madre, que es una red social en sí misma para poder encontrar una solución.
Fue increíble cómo se volcó la gente, cómo ayudaron a difundir y gracias a todos ellos, encontré a una persona que quería quedársela. Esta persona lleva una protectora ella sola y ha sido mi rayito de esperanza.
El lunes, fui a recoger a la pequeña al veterinario y con toda mi pena fui a llevársela a Gema, que así se llama su nueva dueña. Con mucho amor la acogió en su casa, dejándole una habitación para ella sola, para que se vaya adaptando poquito a poco.

Así leído suena todo fácil, sencillo, incluso alegre y con un desenlace feliz. Pero nada más lejos.

Este fin de semana ha sido horrible, una situación extremadamente tensa y hemos estado todos muy preocupados. Han sido unos días confusos, ya que estábamos preocupados por la gata, por lo que pasaría con ella pero a la vez estábamos tristes por lo que nos había pasado, preocupados por la pulga, que no paraba de decir que la gata le había hecho pupa.

En estos días hemos sido juzgados por todas y cada una de las soluciones que hemos intentado llevar a cabo.

Se nos ha juzgado por querer hacerle a la gata la ungulación. Se nos ha juzgado por querer quedarnos a la gata acusándonos de anteponer un gato a nuestra hija. Por querer buscarle una casa ya que eso es pasarle nuestro problema a otro. Por pensar siquiera que sacrificarla era una opción aun cuando fueron las propias veterinarias las que nos lo recomendaron.
Ya lo siento, pero os diré que todas las opiniones externas me importan un pito. Para mí, la gata es un miembro de la familia y he intentado hacer todo lo que ha estado en mi mano para ayudarla. Sé que ya no puede volver a mi casa por ella ni por nosotros porque la relación no es sana y nuestros problemas de convivencia no van a mejorar, pero me niego a coger la vía fácil.
Y además, mi hija para mí es lo primero y no me puedo permitir que tengamos otro accidente y no tengamos tanta suerte.
Mi hija está bien. La gata de momento, no tanto. Espero que consiga adaptarse a su nuevo hogar porque no sé qué haremos si no es así.
Gracias a todos los que me habéis ayudado sea de la forma que sea.

Y a ti pequeña, te voy a echar de menos. Espero que consigas relajarte y ser feliz en tu nuevo hogar. Ronronea mucho y no me olvides.

hijos y mascotas, problemas de convivencia

 

Seguimos en contacto en TwitterFacebook e Instagram

24 Replies to “Problemas de convivencia entre gatos y bebés. El desenlace”

  1. MamáDéjameExperimentar BLW dice: Responder

    Ay mi niña y con lo que te habrá costado escribir esto. Te mando un abrazo enorme que sé que no consuela la ausencia de tu amiga y compañera tanto tiempo pero que un poquito te reconforte. Besitos

    1. Pues claro que reconforta aunque sea a distancia. Mil gracias preciosa mía :*

  2. ¡Un abrazo enorme! Me imagino bien por lo que estáis pasando. Dentro de lo triste que es toda esta situación, espero que al menos te quede el consuelo de saber que optaste por el mejor de los caminos posibles.

    1. Ay Sem, cómo se tuercen a veces las cosas más tontas eh?
      Un beso muy gordo :*

  3. Lo habéis hecho lo mejor que habéis podido dadas las circunstancias. Nadie tiene derecho a reprocharos nada, sin saber todas y cada una de las variantes que han jugado un papel en todo esto. Y llegados a un extremo tan grave como el que teníais en casa, vuestra decisión ha sido correcta!

    1. Si yo sé que hemos hecho todo lo que hemos podido pero por mucho que quiera ignorar los comentarios… en fin.
      Muchas gracias :*

  4. Ay! Mucho ánimo bella. Qué difícil debe ser tomar esa decisión porque, como dices, los otros animales con los que a veces convivimos se convierten en miembros de nuestra familia y debe ser durísimo afrontar algo así. Un abrazo.

    1. Sí que ha sido todo bastante complicadillo pero bueno, hemos hecho todo lo que ha estado en nuestra mano. Un beso muy grande :*

  5. Jo, estoy leyendo y llorando, ya te conté el sábado que también tengo gata y también se estreso con los peques aunque nunca se puso agresiva por suerte. Me parece super duro todo lo que habéis pasado y digno de alabanza lo que has luchado por buscar una solución para ella. Ojalá encuentre paz y vosotros también sabiendo que está bien. Un abrazo grande.

    1. HA sido una decisión muy difícil y una locura todo lo que ha cambiado en tan pocos días porque el viernes me la querían sacrificar y el lunes estaba en una casa nueva… yo solo espero que ella se adapte a su nueva casa porque nosotros seguro que nos vamos a reponer. Un beso muy fuerte :*

  6. Qué penita. Y es que al final se los quiere como a uno más de la familia. No pienses en lo que decía la gente, ellos van a hablar de todo. Creo que hicísteis lo mejor que podíais hacer. Siento mucho que haya acabado así! Un abrazo fuerte.

    1. Muchas gracias preciosa :*

  7. Te entiendo pues llegan a ser parte importante de nuestras vidas, pero al menos te queda la tranquilidad de que es por su bien y por el de tu nena, a veces las decisiones cuestan mucho pero pensemos en positivo.

    1. Si la teoría sabemos y ha sido lo correcto, pero se la echa de menos…

  8. Muchi ánimo y cariño, a veces es tan triste

    1. Gracias :*

  9. Pues que putada. La impotencia debe ser devastadora, y ojalá no hubiese pasado esto, pero lo habéis hecho lo mejor que habéis podido para que ambas estén bien. Un abrazo.

  10. Ya lo hemos hablado… quien te haya juzgado puede pasar por mi casa para que le meta un buen rapapolvo. Soy testigo de lo mucho que te has preocupado por la gata y por la situación en cas ay lo difici que te ha sido ir tomando decisiones. Decisiones que hay que tomar y que son duras.

    Valorar cosas que sabes que son malas para alguien, pero buenas para otro. Poner a tus seres queridos en una balanza… es algo que no le deseo a nadie.

    Me alegra mucho que haya encontrado una nueva casa y deseo que ese nuevo hogar sea felizmente definitivo para ella. Y que vosotros podais poco a poco seguir adelante y llevar la pena un poco mejor, sabiendo que está en buenas manos <3

  11. Ostras, cuando ya tienes que llegar a este límite, duele en el alma pero a veces no hay otra solución.
    Aquí por suerte no ha pasado aunque la gata más grande ( Maine Coon – 8 kilos, tipo lince ) arañó a la peque en la cabeza pero porque esta se tropezó y al caerse encima de ella, pues fue como intentar defenderse pero la marca ya se le ha quedado de por vida.

    Hemos pasado por ello cuando yo era pequeña, en casa de mis padres… El cócker no soportaba a mi hermano recién nacido y si et despistabas, saltaba a la cuna y empezaba a sacarle los dientes e intentar morderle… Así que no hubo más remedio que sacarlo de casa aunque nos dolió en el alma.

    Habeis hecho lo correcto y seguro que será feliz.

    Un abrazo.

  12. Annabel de "La nave del bebé" dice: Responder

    Millones de abrazos, porque habéis hecho todo lo que estaba en tu mano, y es una situación super complicada la que habéis vivido, así que te mando todo mi cariño, a ti, a pulga, a tu familia y a la gata, gracias por compartirlo, no es fácil contar así los problemas y seguro que puedes ayudar a gente en tu misma situación.

  13. Ya te lo comenté en twitter, nosotros tenemos un gatin pequeño que muerde y estamos ahí, viendo si es por la edad, que aún es joven, y si se puede corregir antes de que llegue a más. No te culpes, yo hubiera hecho lo mismo en tu situación.

  14. No sabes lo qeu me ha dolido leer el post, es muy fuerte y obviamente creo qeu ponerse a juzgar a alguien con seejante panorama deberái ser el menor de los problemas. Lo importante es que la solución, aunque no sea la que queríais sirva para las dos partes y que al final también la gata se adapte. Un millón de besos y que se ponga bien pulga

  15. Conocía la historia porque lo estuvimos charlando contigo el sábado y aún así me he puesto muy triste al volver a leerlo. Animo niña!!! Lo que tu sientes por esa gata no lo siente nadie y ha quedado mas que demostrado que la quieres como un miembro más de la familia. Ya veras como se adapta. Y es más que normal echarla de menos. Un abrazo inmenso

  16. Jo, lo siento mucho, siento que la situación al final haya acabado de este modo. Me imagino lo duro que tendrá que haber sido todo. Un abrazo fuerte y espero que la gata se adapte pronto a su nuevo hogar.

Anímate a comentar ^^

A %d blogueros les gusta esto: