Mi experiencia con cabify

Cabify, la empresa española de alquiler de vehículos con conductor a través de una app, ha sacado la opción de poder pedir un cabify baby, que es exactamente lo mismo pero con una sillita para niños y gracias a madresfera lo hemos probado y os cuento nuestra experiencia. 

Cabify es un servicio de alquiler de vehículos con conductor que pides a través de una app. Al insertar tu dirección actual y la dirección a la que quieres ir te dan un precio fijo que no variará independientemente de tráfico o recorrido y además te aparecerán los coches que están cerca y puedes escoger el que más te guste o si necesitas un cabify baby, que es el mismo coche pero con dispositivo de seguridad para llevar a los niños. La primera no tiene sobrecoste pero si necesitas una maxicosi o más de una silla tienen un recargo.

Yo nunca había utilizado este servicio y el otro día que fuimos a cenar a casa de mis padres y se nos hizo tarde, decidimos probarlo ya que teníamos un código para poderlo probar de mano de madresfera y encima con sillita en el coche para que la pulga pudiese ir segura. Todo pintaba bastante bien pero ya os adelanto que no salimos nada contentos con el resultado.

Primero me descargué la app e introduje un método de pago, que en mi caso fue paypal. Puse la dirección a la que quería que me viniesen a recoger y dónde me tenían que llevar y me salió un importe de 6€. El importe me daba igual porque lo iba a pagar del bono en teoría así que me pareció bien.

Cuando llegó el conductor en un coche bastante chulo, fui a meter a la niña en la silla, solo que no había silla xD. Al parecer al conductor no le había salido el aviso y la silla no estaba puesta pero bueno, nos dijo que la tenía en el maletero. Sacó la silla y en medio de la calle con el tráfico parado detrás se puso a poner la silla un tanto apresurado, con lo que a mí personalmente no me dio la sensación de que la silla estuviese muy bien fijada pero bueno, yo me fio y siento a la pulga. Los tirantes no le dan. Se lo comento y me dice que están al máximo y que no se pueden sacar más. Aclarar que mi hija es una niña muy pequeñita para su edad y tiene un año y medio e iba sentada en una silla que llega hasta los 4? 5 años? No sé exactamente cómo se la iban a poder abrochar los niños más mayores.

Ya nos habían adelantado desde madresfera de que las sillas no iban a ser a contramarcha, no esperaba que fuese la mejor silla del mundo, pero al menos que los tirantes fuesen regulables.

Luego fui yo a abrocharme el cinturón y los enganches para abrochar estaban sin sacar por lo que no me pude poner el cinto, con lo poco que me gusta a mí ir sin atar.

El trayecto fue todo bien y el muchacho la verdad es que fue muy agradable, pero tampoco sabía muy bien cómo funcionaba el tema porque a la hora de bajarnos, le pregunto que cómo tenía que hacer para insertar el código de madresfera, que no lo había utilizado nunca y que si me podía ayudar o decir cómo iba. Sus palabras textuales fueron “tú investiga por ahí que seguro que te sale, ya te lo preguntarán antes de pasarte el pago”. Evidentemente, esto no era así y cuando llegué a casa y lo miré más tranquilamente porque no me terminaba a mí de convencer, efectivamente me cobraron el trayecto porque el código había que introducirlo antes de pedirlo y no después. La culpa fue mía porque no lo introduje bien aunque diré que lo hice siguiendo las instrucciones pero bueno.

Como el código seguía entero sin usar decidimos dar otra oportunidad y volver a probarlo y nos dio para otros tres viajes cortitos más.

En el siguiente viaje de un trayecto algo más largo la cosa fue mejor en cuanto a que el conductor al menos se apartó de la circulación para poner la silla y parece que la puso mejor pero los tirantes seguían siendo un problema.

Y el siguiente trayecto fue la bomba cuando el conductor no solo no quiso fijar la silla al coche con el cinturón basándose en que según su experiencia eso no valía para nada sino que le puso a la niña el cinturón por encima de la silla!! Habría sido mucho mejor llevarla en brazos que ir así ya que si hay un frenazo se clava el cinturón en el cuello…

Y si esto ya era tremendo, el último viaje ya me dejó sin habla! Viene un conductor y cuando vamos a montarnos nos dice que no tiene la silla que necesitamos, que cancelemos ese coche y que pidamos otro. Lo hacemos y tuvimos que dejar pasar otros tres que tampoco tenían silla. Cuando por fin llega uno que sí que tenía silla para la pulga, resulta que estaba totalmente desmontada y el tío no tenía ni idea de montarla así que me tuve que poner yo a montar una silla que no había usado nunca, a intentar poner los tirantes bien y después de más de 15 minutos pegándonos con la silla al final se nos hacía tardísimo y no podíamos perder más tiempo por lo que tuvimos que ir con la niña sentada pero sin atar. FATAL!

Y para rematar la faena, el trayecto que nos hicieron cancelar encima nos lo han cobrado y estamos intentado que nos lo devuelvan porque el servicio de atención al cliente deja muchísimo que desear…

Como balance puedo decir que no he salido nada contenta con el servicio por lo que he probado.
Lo que están ofreciendo es un servicio para que puedas ir seguro con los niños en el coche y yo no he tenido sensación de que la niña fuese mejor que sin silla en ninguno de los trayectos que he realizado con ellos.

Lo que tengo claro es que yo no lo recomendaría. Puede que sea una opción económica, pero para ir con niños no me da ningún tipo de seguridad y la atención al cliente es horrible.

Agradezco a madresfera la oportunidad como siempre de probar cosas nuevas y como en todo, unas salen bien y otras no tanto como ha sido ésta y espero que el resto de usuarias que lo hayáis probado hayáis tenido mejor suerte que yo 🙂

Nos vemos por FacebookTwitter e Instagram


Anímate a comentar ^^

A %d blogueros les gusta esto: