Qué mirar al comprar una silla de paseo

Qué mirar al comprar una silla de paseo

Qué mirar al comprar una silla de paseo

Aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir la mejor silla de paseo:

Hasta ahora había tenido la suerte de heredar los carritos que he utilizado, por lo que no me había tenido que preocupar demasiado este tema ya que me gustase o no, eran los que iba a utilizar y yo tan contenta. Pero ahora nos hemos visto en la situación de tener que comprar uno y me parece increíble las diferencias que hay entre carritos. Después de hacerme un máster en el asunto, os dejo mis reflexiones por si os pueden ayudar a la hora de escoger la mejor silla de paseo para vosotros.
Hay bastantes puntos a tener en cuenta pero hay que puntualizar que éstos variarán en cada caso dependiendo de las necesidades de cada niño y cada familia. Para mí en particular, los puntos esenciales son:
Capota:
Para mi gusto, uno de los puntos flacos de muchas de las sillas se paseo son las capotas de chiste que tienen. Un tejadito maltrecho que queda recto sobre la cabeza del niño que solamente te vale si el sol da desde atrás, porque si da de frente más te vale tener una sombrilla, con lo incómodas que son (al menos para mí) si no quieres que el niño se quede cegato.
Ruedas:
He aquí una de las cosas más importantes a tener en cuenta a la hora de comprar una silla de paseo. Las hay simples (4) o dobles (8). Normalmente, si las ruedas están bien, no es necesario que sean dobles, puesto que para ir por ciudad normal a diario te es suficiente son las 4 estándar. Si vas a ir por terrenos pedregosos ya es otro cantar. Pero donde yo veo la principal diferencia es en el tamaño. Hay que encontrar el equilibrio entre tamaño y peso de las ruedas. Unas ruedas demasiado grandes harán que el carrito pese más y que al plegarlo también ocupe más espacio, pero unas ruedas demasiado pequeñas, por muy poco que ocupe al plegar, si no hay manera humana de empujar el carrito, para mí no merecen la pena.
Reposapiés regulable:
Para mí, es imprescindible que la silla de paseo tenga un reposapiés que se pueda subir y bajar. He utilizado puntualmente una silla de paseo que no tenía y cuando la pulguita se quería dormir, por mucho que le reclinase el asiento, llevaba los pies colgando y no le resultaba nada cómodo por lo que no se terminaba de quedar dormida.
Asiento reclinable:
Por lo general, todas las sillas se reclinan pero no todas tienen las mismas posiciones. Hay algunas que solamente son sentado o tumbado, sin término medio y las hay que se llegan a reclinar completamente. Para mí, junto con el punto anterior es bastante importante ya que el niño puede tumbarse entero y dormir cómodamente.
Además, otra cosa a tener en cuenta es la manera en que se reclina, ya que hay que mirar si se puede hacer con una sola mano o si tienes que utilizar las dos, cosa que puede parecer una tontería, pero cuando vas con el niño en brazos y lo quieres dejar en el carrito dormido, la cosa ya importa más.

Y ahora vienen los puntos que si bien no dejan de ser importantes, no me resultan tan vitales como los anteriores:

Plegado:
Tenemos dos tipos que son el tipo paraguas, que son las menos ocupan y las que tienen sistema telescópico , que ocupan y pesan más, pero también admiten un asiento más ancho y por lo tanto, más confortable. Es un punto a tener en cuenta sobre todo si tu maletero o ascensor son especialmente pequeños.
Peso soportado:
Aspecto a tener en cuenta especialmente si tu peque es más bien grandecit@ porque si con 6meses ya pesa 12kg, evidentemente tendrás que mirar que la silla soporte más de 15kg que es lo que soportan la mayoría estándar. En mi caso no le di demasiada importancia porque mi pulga es bastante chiquitilla y de peso ligero.
Manillar:
Realmente, esto me parece muy importante y escogería sin pensarlo un mango corrido en lugar de manillar doble pero viendo la escasa variedad de sillas con ésta característica tuve que relegar éste punto a los no decisivos.
Es recomendable prestar especial atención a esto si tienes más pequeños, ya que generalmente se le va dando la mano a uno mientras llevas el carrito con la otra y si el carro no se puede llevar bien con una sola mano será realmente incómodo.
Como dije al principio, cada situación es diferente dependiendo de cada niño y cada uno habrá de buscar lo que más le convenga. Yo sólo dejo mi reflexión de las cosas que considero más importantes y espero que os valga de guía. 

Por el momento nosotros parece que seguiremos utilizando nuestra silla de paseo un tiempo aunque la pulguita ya parece que empieza a caminar y estamos bastante contentos con la silla ligera que hemos escogido.

Cualquier ruego sugerencia o comentario, por aquí debajo lo podéis dejar que prometo contestar ^^.

Nos vemos por FacebookTwitter e Instagram

Anímate a comentar ^^

A %d blogueros les gusta esto: